ensalada

En el blog de Directo al Paladar le han dado una vuelta a la receta de Karlos Arguiñano de ensalada con espinacas e hinojo, añadiéndole el bonito y el aceite de sésamo que funcionan muy bien, una manera muy original de añadir ingredientes sin cambiar la esencia del plato.

Ingredientes para dos raciones

Para la ensalada: 1 cola de bonito de 1 k de peso (aproximadamente), 1 l de aceite de oliva virgen extra, 1 limón, sal, 2 ramas de romero fresco, espinacas baby, ocho o diez tomates cherry, escamas de sal y semillas de sésamo negro.

Para el aliño: 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharadita de aceite de sésamo, 1 cucharadita de vinagre de arroz y 1 cucharadita de zumo de lima.

Cómo hacer ensalada

Primero hay que cocinar el bonito, poniéndolo con la piel hacia abajo, sobre una fuente engrasada. Sazonamos y regamos generosamente con aceite de oliva virgen extra. Cortamos el limón en finas rodajas y cubrimos con ellas el bonito junto con el romero. Tapamos la fuente con papel de aluminio y asamos en horno pre-calentado a 220 ºC durante 20 minutos.

Mientras el bonito se asa en el horno preparamos el aliño de sésamo mezclando todos los ingredientes en un cuenco con unas varillas o un tenedor. De esta forma nos aseguramos de emulsionar la salsa y que todos los ingredientes queden integrados.

Una vez listo y entibiado el bonito lo separamos en lascas y montamos la ensalada. Lavamos y secamos a conciencia las espinacas y los tomates. Retiramos los tallos de las espinacas y cortamos los tomates cherry por la mitad. A continuación, los disponemos sobre una fuente de servir, en filas de cuatro mitades con el corte hacia abajo. Cubrimos con las hojas de espinacas.

Colocamos las lascas de bonito sobre las espinacas. Sobre ellas, varias mitades de tomates cherry que habremos reservado para la decoración. Vertemos el aliño, espolvoreamos con semillas de sésamo para aportar un toque crujiente y con escamas de sal. Servimos de inmediato.

Cómo servir

Este plato es un entrante delicioso para cualquier comida o cena, pues el bonito retiene el toque cítrico del limón y el aroma del romero, mientras que el aliño le aporta cuerpo al conjunto.

Si se sirve en gran cantidad puede servir como plato único si la acompañamos de un buen pan casero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *