Es una sencilla idea que os puede venir muy bien para tomar como entrante o como cena ligera. Además como en su elaboración solo interviene una pequeña cantidad de harina de arroz, es una receta sin gluten que podéis tomar sin ningún miedo, siempre que evitéis la contaminación cruzada.

Para elaborar esta receta, solo hacen falta 30 minutos y con ayuda de un procesador de alimentos y el horno microondas, nuestro trabajo prácticamente se reduce a saltear las setas y triturarlas con el resto de ingredientes por lo que este pastel de setas y nueces puede elaborarlo cualquiera en casa, aunque no tenga experiencia cocinando. Leer más

Hoy vamos a hacerle un poco más fácil el día a los celiacos con este postre. Un  brownie clásico sin gluten.

Ingredientes para hacer el brownie

Mezcla de harinas para elaboraciones sin gluten: 95 g de harina de arroz, 25 g de fécula de maíz y 15 g de harina de tapioca.

  • 150g de mantequilla
  • 150g de chocolate negro fondant para postres
  • 40g de cacao en polvo puro
  • 150g de huevo (3 huevos “S” aproximadamente)
  • 240g de azúcar, 1/4 de vaina de vainilla
  • 170g de mezcla de harinas
  • 3g de sal
  • 8g de bicarbonato
  • 50g de nueces troceadas

Cómo hacer brownie clásico sin gluten

Comenzamos fundiendo el chocolate, la mantequilla y el cacao en polvo. Colocamos todos los ingredientes en un mismo recipiente y a golpes de calor cortos, de 30 segundos. Entre golpe y golpe, remover para que el calor se reparta bien. Así  no se quema la mezcla.  También lo puedes fundir al baño maría.

Batimos el azúcar junto con el huevo. Queremos blanquear la mezcla y que aumente de volumen. Una vez blanqueada la mezcla, la juntamos con la anterior y removemos hasta homogeneizar.

A continuación, cortamos la vaina de vainilla a lo largo y la abrimos, separando los extremos con la punta de un cuchillo. Extraemos las semillas, rascando con el cuchillo el interior, y se las agregamos a la mezcla. Incorporamos la harina, la sal y el bicarbonato. Removemos con suavidad y movimientos envolventes.

Por último, troceamos las nueces con las manos. En trozos grandes, para que se noten al cortar el brownie. Removemos de nuevo con mucho cuidado y vertemos la mezcla en una bandeja engrasada y enharinada (o forrada con papel sulfurizado). Podemos extender unas cuantas nueces más sobre la mezcla, al gusto. Horneamos a 170ºC durante, aproximadamente, unos 20 minutos.

Tiempo de elaboración : 30 minutos
Dificultad : Fácil

Degustación

El brownie ha de quedar jugoso por dentro, que no crudo. El punto de cocción es difícil de coger a la primera, y también es difícil de indicar. Por ello es mejor que hagáis vuestras pruebas y anotéis los tiempos que os funcionen mejor.

Quienes lo prueben no tendrán ni idea de que en su elaboración no se ha usado la harina de trigo común. Es perfecto para acompañar un café a la hora de la merienda o para rematar una comida dándose un homenaje.

Esta receta de paté vegano de champiñones y nueces es del libro Delicias veganas. Como aconseja el autor del libro, los champiñones deben limpiarse a conciencia, bajo un chorro de agua, para que no tengan ningún rastro de tierra ni suciedad. Una vez bien limpios, se pueden consumir crudos en ensaladas o salteados con aceite de oliva. Leer más

Un estudio ha llegado a la conclusión de que se produce una mejora en el cerebro creando nuevas neuronas tras hacer ejercicio.

Éste es un estudio que demuestra cómo influye nuestra actividad física con el buen funcionamiento de nuestro cerebro. Siendo así una forma más fiable y segura de luchar contra enfermedades mentales. Leer más

El pozole es un plato de México y Centroamérica. Es una especie de caldo hecho a base de granos de maíz conocido como cacahuazintle, a la que se agrega, según la región, carne de pollo o de cerdo como ingrediente secundario. Hoy vamos a preparar un pozole vegano. La única diferencia es que en lugar de carne de cerdo o de pollo, lleva setas. Leer más

La crema de calabaza también conocida como sopa de calabaza, dependiendo del país en el que te encuentres, es uno de los alimentos más populares desde que somos muy pequeños, siendo esta receta una de las primeras comidas que recomiendan los doctores para bebés por su alto contenido de nutrientes.

Leer más

Por su naturaleza, existen muchas maneras de clasificar los plásticos. Por su composición, su estructura, su método de síntesis, su reciclaje o su comportamiento ante la temperatura. Nosotros vamos a centrarnos en los tipos existentes según su codificación. La codificación de los plásticos hace referencia a un número del 1 al 7 indicado dentro del símbolo internacional de “reciclado”.

Leer más

El plástico nos ha invadido de tal manera que la mayoría de las personas piensan que no hay vida más allá del plástico. El plástico es tóxico para nuestros cuerpos y para el planeta; es una amenaza para nuestro sistema endocrino y salud hormonal, para el medioambiente y la vida en nuestros océanos.

En unos 500 años comenzará a desintegrarse, pero no se va a descomponer ni a biodegradar. Se va a “foto-degradar”, lo que significa que se convertirá en pequeños trocitos tóxicos de sí mismo. Trocitos de químicos tóxicos como el bisfenol A (BPA) que acabarán en nuestras costas, en el plancton y en las tripas de animales que luego nos comeremos.  Leer más

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias.

El Alzheimer comienza lentamente. En primer lugar, afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Estas personas pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron recientemente o los nombres de personas que conocen. Enfermedad que causa más problemas de memoria que los normales en personas de la misma edad.  Leer más

La vitamina D es un nutriente que está de moda, mucho se habla sobre ella y su importancia en la salud ósea. Y aunque es cierto que promover la adecuada absorción del calcio es la función más conocida de la vitamina D, resulta que es imprescindible para el sistema inmunológico y el cardiovascular. Y cada vez conocemos más sobre su implicación en patologías autoinmunes, en la esclerosis múltiple, en enfermedades respiratorias, intestinales, en la hipertensión e incluso en el cáncer .
Por tanto, ese foco de atención no es injustificado, ya que, además de ser importante en muchas más funciones de las que tradicionalmente se cree, resulta que existe una gran prevalencia de déficit de esta vitamina en la población.

Leer más