¿Acabará todo siendo light? Llega el aguacate.

light

Ha sucedido: llega el “aguacate light” a los mercados y recetas, como propuesta “más saludable” de un alimento que ya era considerado saludable y una excelente propuesta gastronómica.

Es 100% natural, tiene un 30% menos de grasa, rápida maduración, oxidación lenta y está disponible todo el año, según explica la empresa española que lo distribuye, Isla Bonita.

Quizás y solo quizás esto de la gastronomía sana se nos está yendo de las manos.

¿Necesitamos el aguacate light realmente?

La empresa distribuidora explica que su nuevo producto contiene un 30% menos de grasa y está certificado con el sello del Programa de Alimentación y Salud de la Fundación Española del Corazón (PASFEC) como producto con contenido reducido en grasas.

EL “AGUACATE LIGHT” PROMETE UN 30% MENOS DE GRASA
“El aguacate light se caracteriza por su índice de grasas menor al resto de los aguacates más comercializados. Su piel es lisa y de color verde intenso (sin cambios de coloración al madurar). Posee una pulpa de textura suave, cremosa y sabor dulce.
Sus propiedades han sido analizadas en país de origen  y seleccionados de entre distintas variedades, países y circunstancias climatológicas, aquellas que de forma específica reúnen los requisitos para ser light”, describen sus distribuidores.

La duda que surge es: ¿qué países son productores, qué variedad de aguacate emplea y qué mediciones han realizado? Las reacciones en redes sociales ante la novedad no se han hecho esperar.

Más allá de la variedad Hass

Aunque la web específica del “aguacate light” señala que “es una variedad exclusiva de Isla Bonita“, cultivada en Latinoamércia, no aclara qué variedad emplea.

Lo cierto es que desde hace años existen en el mercado opciones de aguacate tan variopintas como el “Reed”, el “Pinkerton”, o el “Fuerte”, aunque en España concretamente está más extendida la importación del aguacate “Hass” (piel oscura).

Si buscamos el contenido nutricional de la USDA, el aguacate de piel verde contiene ligeramente menos grasa que el Hass.

Pero…  ¿Cuántas toneladas de aguacates tendríamos que comer para que nuestro metabolismo detectara esa diferencia o tuviese beneficios para la salud?

Y sobre todo, ¿cuándo vamos a detener la escalada de etiquetar todo como “light”para atraer a más compradores? Agua del grifo “light”, estamos tardando

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *