Cómo llevar mejor la hernia de hiato

hernia

Es importante ponerse en contacto con un dietista – nutricionista para que te pueda asesorar y sea capaz de realizar una pauta nutricional adecuada a su caso. La obesidad es una de las causas de la hernia hiatal, por lo tanto, una dieta personalizada te ayudará no solo a mejorar los síntomas, sino a conseguir adelgazar hasta llegar a tu peso óptimo y saludable. Mientras tanto, vamos a darte unas pautas generales, ejercicios que no debes hacer, comida que por norma general suele sentar mal.. Y mucho más!

Recomendaciones generales

Cuando nos diagnostican hernia de hiato o RGE el objetivo del tratamiento va a ser facilitar las digestiones o reducir la producción de ácido del estómago por tanto, comúnmente se recetan antiácidos. Por otro lado también se puede dar otras recomendaciones como:

  • No dormir o tumbarse antes de que hayan pasado 3 horas desde la última comida ya que la posición horizontal durante la digestión favorecerá el reflujo.
  • Dormir ligeramente incorporado, por ejemplo apoyándonos en dos almohadas. Esto dificultará el retorno del contenido gástrico al estomago.
  • Dejar de fumar ya que el tabaco estimula la secreción del ácido gástrico y, además, puede favorecer el empeoramiento de las lesiones que pueden producirse en el esófago o en el estómago.
  • Llevar ropa holgada para evitar presiones sobre el abdomen.
  • Al agacharse para coger algo del suelo, debe doblar las rodillas y no la cintura.
  • Intentar reducir el estrés o los momentos que nos causen estrés con terapias relajantes (yoga, meditación, plantas relajantes). El estrés genera ácido gástrico aunque no hayamos comido nada, lo cual, provoca molestias y daño en el estómago y el esófago.
  • No realizar ejercicio físico intenso pues puede favorecer la producción de ácido gástrico. De todos modos, el ejercicio físico moderado durante un mínimo de 30 minutos al día, si no es justo después de comer, está recomendado y, además, nos ayudará a bajar de peso en caso necesario.

Pautas dietéticas generales.

  • Reducir el peso siempre que sea necesario. Aligerará la presión en el abdomen y facilitará una mejora de los síntomas.
  • Evitar las comidas copiosas. Todos los excesos dificultarán la digestión y facilitarán el reflujo. Comer comidas ligeras unas 5 veces al día, comer lentamente y masticar bien los alimentos.
  • No comer nada, aunque sea líquido, antes de acostarnos. Intentar cenar de 2 a 3 horas antes de ir a la cama.
  • Cocinar de manera suave (hervido, papillote, vapor, horno…) y evitar los fritos o rebozados. ¡Vigilar con los alimentos hechos a la plancha! Si éstos se queman, pueden irritar el estómago cuando los comamos.
  • Evita los alimentos con temperaturas extremas, o muy calientes o muy fríos, ya que esto puede favorecer la irritación.
  • Tratar de evitar los alimentos fritos y fomentar las cocciones suaves como, hervido, al horno, al vapor, al microondas o el papillote.

Alimentos saludables para la hernia de hiato

Primero se ha de pensar que la dieta para la hernia de hiato o el RGE debe tener en cuenta las tolerancias personales de cada uno. Pero, si vosotros no toleráis los alimentos que se citan anteriormente aquí van algunas ideas que pueden ayudarte:

  • Lacteos: Desnatados (leche o yogures desnatados, quesos 0%, etc). Con esto también estaremos realizando un menor aporte de grasa saturada a nuestra dieta así que, al mismo tiempo nos ayuda a evitar los síntomas, a adelgazar y a mejorar nuestra salud.
  • Si el yogur nos crea molestias  podemos tomar como postre queso fresco bajo en grasa.
  • Carnes: Que sean poco grasas como el pavo o el pollo y pescados blancos. Podemos tomar pescado azul de manera moderada y ver su tolerancia.
  • Hidratación: Beber agua, infusiones suaves como el romero o la sabia (las infusiones de menta en ocasiones pueden generar molestias), caldos o zumos no ácidos.
  • Frutas: Maduras, al horno o en compota, ya que en estos casos disminuyen su acidez.
  • Las verduras y cereales no generan molestias. Pero hay ciertas verduras flatulentas como la coliflor, las alcachofas o las coles de Bruselas. Además hay que revisar los cereales de desayuno chocolateados o mueslis que pueden resultar pesados.
  • Salsas: Se puede tomar con moderación la mayonesa light o la margarina, aunque lo mejor es el aceite de oliva.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *