actividad

Escuchamos desde siempre que los beneficios de ejercitarnos son infinitos a nivel fisiológico, postural y anímico. Pero, por más que lo sepamos de memoria, ¿por qué resulta tan difícil retomar la práctica o mantenerla? ¿Hay hábitos que pueden ayudar a sostener el movimiento como parte de nuestro día-a-día sin que nos pese tanto? La respuesta, por supuesto, es un sí rotundo. Para lograrlo, hay algunos tips prácticos con muy buenos resultados.

1. Escuchate a ti misma.

¿Cuál es tu mejor momento para ejercitar: ¿es temprano, antes de comenzar tus actividades?; ¿es en la mitad del día, para relajarte y recargar tu energía?; ¿o es por la noche, para soltar todo tu día? Definitivamente, somos diferentes y, a la hora de elegir, si no le haces caso a tu cuerpo no vas a poder sostener el plan propuesto solo por voluntad.

2. Piensa con sentido práctico.

En los días que corren es cada vez más difícil trasladarnos; y si no estás ciento por ciento motivado para ir a un lugar, la mente te jugará en contra. Entonces, te sugiero que en cuanto sepas qué actividad quieres hacer, busques un sitio para practicarla que te quede cómodo. Puede ser cerca de tu trabajo, de tu casa o en camino a alguna de las actividades de tus hijos. Además, siempre conviene elegir un horario que te quede cómodo. Eso sí, si elegís ir después del trabajo, te aconsejo que te lleves la ropa porque, si piensas pasar antes por tu casa, lo más probables es que, como el 99 por ciento de nosotros, no logres salir.

3. Opta por una actividad grupal.

Pueden ser clases de baile, los deportes en equipo, los grupos de running o cualquier otra actividad donde se genere una comunidad y te estén esperando.

 

4. Respeta tu agenda de ejercicios.

No tener horario de entrada ni de salida de tus trabajos o estar disponible full time para tus clientes o proyectos son factores que desalientan la ejercitación. Como sugerencia, lo mejor es que destines y organices un momento del día para hacer actividad física y que lo respetes. De lo contrario, será muy difícil que espontáneamente aparezca un huequito en tu agenda.

 

5. Ponte ropa cómoda para hacer ejercicio.

Este consejo es clave, aunque no lo parezca. Estar cómodo para realizar actividad física no significa que tenga que optar por un pantalón roto, la chaqueta manchada o la zapatillas viejas. Sin dudas, vestirse bien y estar a gusto con lo que elegiste te motivará mucho más.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *