azúcar

El azúcar, la llamada la «droga del siglo XXI» es necesaria para el organismo y no podemos decir que sea malo, sino que depende de la cantidad que tomemos. El problema, es que nuestro paladar se ha acostumbrado a sabores más dulces y hoy nuestro consumo de azúcar supera los 30-40 g al día que es lo recomendable.

EL AZÚCAR EN NUESTRO DÍA A DÍA

Por ejemplo si desayunamos un café o infusión (con azúcar) en el desayuno, galletas o un trozo de bizcocho y un zumo, la suma podría llegar a ser unos 120 o 140 gramos ¡casi tres veces más de lo recomendado!

Por eso, los edulcorantes ocupan un lugar importante hoy en día. Son sustancias que endulzan pero no aportan calorías. Los edulcorantes son sustitutivos del azúcar, una buena opción para personas que quieren seguir disfrutando de sabores dulces pero sin consumir tantas calorías.

Los edulcorantes más habituales son:

  • La sacarina: es uno de los más antiguos que existen y se denomina en la industria alimentaria con las siglas E-954.
  • El aspartamo; es un polvo blanco e inodoro con un poder endulzante 200 veces mayor que el azúcar. Resalta e intensifica los sabores, especialmente de los cítricos y de varias frutas.
  • El ciclamato, otro edulcorante que se encuentra en numerosos productos, especialmente en combinación con otros endulzantes bajos en calorías.

Conforme ha aumentado el exceso de peso, también lo han hecho el consumo de edulcorantes. Existe publicaciones sobre el efecto tóxico que causan esta sustancia,  sin embargo no se ha podido demostrar dicha toxicidad y podemos afirmar que los edulcorantes permitidos, a las dosis aconsejadas, no presentan ningún riesgo para la salud.

Además ahora tenemos los edulcorantes naturales, una alternativa interesante a los químicos que merecen una mención especial; como la stevia y la sucralosa.

STEVIA Y SUCRALOSA

La stevia está elaborada en laboratorios a partir de una planta denominada Stevia rebaudiana. Su sabor dulce equivale a 250-300 veces el del azúcar de mesa pero con un insignificante aporte calórico. Su utilización como aditivo en alimentos y bebidas se aprobó en noviembre de 2011. Desde entonces, su consumo ha ido aumentando.

La sucralosa es un derivado de la sacarosa que es aproximadamente 600 veces más dulce que el azúcar. La Sucralosa es apta para todas las personas; niños, mujeres embarazadas, diabéticos, personas mayores etc…Al no proporcionar calorías, su valor energético es de 0 Kcal/g y su poder edulcorante es el doble que el de la Sacarina.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *