calabacines

Calabacines rellenos de pollo, bacon y queso ¡Os van a encantar! Fáciles y rápidos de preparar. No hace falta ser un experto en la cocina para hacer estos calabacines, es muy fácil de preparar y la combinación de sabores es única. Si queréis potenciar los sabores, podéis cambiar el queso curado por unas rodajas de queso de cabra, todo lo demás se hace igual.

Ingredientes:

  • 1 calabacín
  • 1 pechuga de pollo pequeña
  • 3 tiras de bacon ahumado
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 cebolla
  • Sal y pimienta
  • Queso curado
  • Aceite de oliva

Preparación:

El primer paso es asar los calabacines, nosotros los hemos preparado en el microondas:

  1. Los hemos lavado y quitado las dos partes exteriores,
  2. después lo cortáis a la mitad y hacéis una cruz en la carne del calabacín, sin llegar a la parte de abajo ni los laterales.
  3. En una bandeja apta para microondas echas un poco de agua, colocas los calabacines con la parte interior hacia arriba y echas un chorrito de aceite por encima.
  4. Ponlo a potencia máxima durante 4 minutos y comprueba, yo he tenido que ponerlo una vez más durante otros 4 minutos.
  5. Cuando los calabacines estén listos, retiras el agua y con una cucharilla retiras la carne del calabacín. En mi caso tenía muchas pepitas, por lo que no la he añadido al relleno pero, si está bien la carne, la añades.

 

Preparar el relleno:

  1. Limpia y pica la cebolla y el pimiento finamente.
  2. Pon una sartén al fuego con un chorro de aceite de oliva, cuando esté caliente añades la cebolla y echas un poco de sal; cuando esté pochada añades el pimiento y dejas que se vaya haciendo poco a poco.
  3. Trocea la pechuga de pollo en tacos, salpimienta y cuando el pimiento esté listo, lo añades. Deja que se haga por ambas partes, que se dore.
  4. En el último momento, corta en tiras el bacon y lo añades a la sartén.

 

Cuando tengas el relleno listo, pon a precalentar el horno a 180º.  Rellena los calabacines con cuidado, ayúdate de una cucharita para que te resulte más sencillo y cuando lo tengas todo listo, corta unas lascas de queso, las colocas por encima y lo metes al horno a gratinar hasta que veas que está fundido. Una vez que lo tengas, sólo tienes que presentarlo en un bonito plato y disfrutar de cada bocado. Bon appetit!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *